VEHÍCULOS ELÉCTRICOS EN LA INDUSTRIA DEL AUTOTRANSPORTE

En los últimos años, la industria del autotransporte ha estado en constante evolución en busca de soluciones más eficientes y sostenibles. Una de las tendencias más destacadas es el uso de camiones eléctricos, los cuales ofrecen una serie de ventajas tanto para las empresas de transporte como para el medio ambiente.

En primer lugar, los camiones eléctricos son mucho más eficientes que los vehículos convencionales que funcionan con combustibles fósiles. Esto se debe a que los motores eléctricos tienen una mayor eficiencia energética y no pierden energía en forma de calor como ocurre con los motores de combustión. Además, los camiones eléctricos pueden recuperar energía durante el frenado y almacenarla en baterías, lo que les permite tener una mayor autonomía.

Otra ventaja importante de los camiones eléctricos es su bajo costo de mantenimiento. Al no tener un motor de combustión interna, no requieren cambios de aceite ni filtros de aire, y tienen menos piezas móviles que puedan desgastarse. Esto se traduce en un menor costo de mantenimiento y una mayor durabilidad del vehículo. Una empresa socialmente responsable que trabaja por disminuir su huella de carbono brinda a los clientes mayor confianza y sentido de pertenencia hacia la marca.

De acuerdo con la ONU, “la sustentabilidad corporativa comienza con el sistema de valores de una empresa y un enfoque basado en principios para hacer negocios”. Evolucionar a camiones eléctricos es una alternativa que se está convirtiendo poco a poco en el estándar de la industria.

Hoy en día, tanto las instituciones privadas como gubernamentales en todo el mundo colaboran con numerosas iniciativas para reducir las emisiones e incentivar la electro movilidad, incluso muchas empresas han llegado a plantearse el objetivo de llegar a una operación cero emisiones en el corto plazo. Un ejemplo de esto fueron las resonadas inversiones de algunas empresas en México para renovar su flota introduciendo vehículos 100% eléctricos.

Además, los camiones eléctricos son mucho más silenciosos que los vehículos convencionales, lo que reduce la contaminación acústica y mejora la calidad de vida de las personas que viven cerca de las carreteras. Esto también puede ser beneficioso para las empresas de transporte, ya que les permite operar durante horas en las que normalmente estarían limitados debido a las restricciones de ruido.

Desde el punto de vista ambiental, los camiones eléctricos son una excelente alternativa a los vehículos convencionales que funcionan con combustibles fósiles. Al no emitir gases de escape, reducen significativamente la contaminación del aire y contribuyen a mejorar la calidad del aire en las ciudades. Además, al utilizar energía eléctrica generada a partir de fuentes renovables como la solar o la eólica, se reducen las emisiones de gases de efecto invernadero y se contribuye a la lucha contra el cambio climático.

Según reportes con datos del gobierno de la Ciudad de México, el transporte público y de carga genera más de la mitad de las emisiones contaminantes en el Valle de México. Esto ha llevado a que se presenten iniciativas que permitan hacer frente a este reto y una de las más sonadas recientemente es la que busca que para 2040 todos los autos en la Ciudad de México sean eléctricos. La propuesta ya fue aprobada por la Comisión de Medio Ambiente al interior del Congreso de Ciudad de México y ahora avanza a ser votada por todo el pleno. Este es un ejemplo de por qué las empresas deben comenzar a plantearse un futuro donde la electro movilidad esté integrada en sus operaciones. Un reto al que es importante anticiparse y que debe verse también como una oportunidad de crecimiento. 

Visto así, existen diferentes iniciativas gubernamentales que incentivan a las empresas a comenzar a optar por la utilización de vehículos eléctricos; estas van desde el subsidio en el costo de operación hasta temas fiscales, entre otros.

¿Qué inconvenientes conllevan los camiones eléctricos?

A pesar de todas estas ventajas, la adopción de camiones eléctricos en la industria del autotransporte aún enfrenta algunos desafíos a los que debemos prestar atención: 

  • Altos costos. Uno de ellos es el costo inicial, ya que los camiones eléctricos suelen ser más caros que los vehículos convencionales. Sin embargo, este costo puede ser compensado a largo plazo por el menor costo de mantenimiento y el ahorro en combustible.
  • Ciudades poco adaptadas. Otro desafío es la infraestructura necesaria para cargar las baterías de los camiones eléctricos. Aunque cada vez hay más estaciones de carga disponibles, aún no hay una red completa que cubra todas las rutas y destinos. Esto puede limitar la autonomía de los camiones eléctricos y hacer que sea más difícil planificar las rutas.
  • Duración de la batería. Este es uno de los grandes problemas que presentan los camiones eléctricos puesto que para poder incrementar su autonomía se deberían fabricar baterías de mayores dimensiones y, por tanto, aumentaría a su vez la tara.

A pesar de estos desafíos, la adopción de camiones eléctricos en la industria del autotransporte es una tendencia que va en aumento y tiene un gran potencial para transformar el sector. Las empresas de transporte que adopten esta tecnología podrán disfrutar de sus numerosas ventajas y contribuir a un futuro más sostenible y limpio para todos.

¿TIENES DUDAS O PREGUNTAS?

TAMBIÉN TE PUEDEN INTERESAR

CONTÁCTANOS

y te mantendremos actualizado de las novedades de la Industria para la formación de tus operadores.